Buen gobierno

Sólo 25 de los 550 altos directivos del Ibex son mujeres

La presencia de las mujeres no sólo es escasa en los consejos de administración. En los puestos de la alta dirección de las grandes empresas su papel es también testimonial. De los 550 altos directivos de las empresas del Ibex, sólo 25 son mujeres. Hay 20 sociedades que no tienen ninguna mujer en su cúpula.

La mínima presencia de las mujeres en los consejos de administración de las empresas ha sido analizada y debatida numerosas veces. Hasta ahora, sin embargo, no era posible determinar con detalle si esa poca representación de las mujeres se repetía también en los puestos de la alta dirección de las empresas. Por primera vez, Cinco Días ha efectuado ese estudio exhaustivo a partir de los datos incluidos en los últimos informes anuales de gobierno corporativo de las empresas del Ibex 35. Y las conclusiones son contundentes. La presencia de las mujeres en la alta dirección es poco más que testimonial.

Desde 2005, las empresas están obligadas a comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores los 'miembros de la alta dirección' dentro de su informe anual de gobierno corporativo. Es un concepto de interpretación variable en función de la organización de cada sociedad, pero ha permitido conocer a quiénes incluye cada empresa -además de los consejeros ejecutivos- en su cúpula directiva.

La prueba de que la definición no se interpreta uniformemente está en que al número de altos directivos varía entre 3 y 42, dependiendo de la empresa, con aparentes contradicciones como que TPI o Telefónica Móviles tengan más altos directivos que la propia Telefónica.

Relaciones externas y asesoría jurídica son los puestos con más mujeres de la alta dirección

En cualquier caso, son las propias empresas las que han puesto más o menos alto el listón y los datos de unas y otras no dejan lugar a dudas: la dirección de las grandes empresas es, hoy por hoy, cosa de hombres.

De las 35 empresas hay 20 que en su listado de altos directivos no incluyen a una sola mujer. Entre ellas están Telefónica, el Santander (con la excepción de la consejera ejecutiva Ana Patricia Botín), el BBVA, Repsol o Iberdrola, por citar sólo las más grandes.

La escasez de mujeres es especialmente llamativa en el caso de los consejeros ejecutivos, aquellos que son a la vez miembros del órgano de administración y de la alta dirección de la empresa. Sólo dos mujeres (la citada Ana Patricia Botín e Isabel Polanco, en Prisa, editora de Cinco Días) entre un total de 88 consejeros ejecutivos.

Una mujer cada 20 hombres

La cosa no mejora mucho entre los altos directivos no consejeros. Los informes recogen a 23 mujeres en esa situación. De ellas, tres han cesado ya en sus funciones (aunque se han mantenido en el cómputo por homogeneidad de criterios, pues tampoco se incluyen aquellas que puedan haber sido nombradas con posterioridad a la publicación de los informes).

Entre ellas hay cuatro directoras de relaciones externas (en Altadis, Ferrovial, Sacyr y NH Hoteles); cuatro responsables jurídicas (Antena 3, Iberia, Sacyr y NH Hoteles), tres responsables de finanzas (Prisa, Red Eléctrica y TPI) y otras tres de contenidos (dos en Antena 3, contando informativos, y una en Sogecable).

En total, pues, hay 25 mujeres (sumando las consejeras ejecutivas) sobre un total de 550 personas que las empresas califican como miembros de la alta dirección. Es un raquítico 4,5%, ni siquiera una mujer por cada 20 hombres.

¿Es una cuestión de discriminación? Ignacio Gil Casares, socio director de la empresa de cazatalentos Spencer Stuart, cree que se trata más bien de una simple cuestión generacional. 'Hace diez años había muchas menos mujeres en el mercado laboral que ahora pero eso ha ido cambiando y lo hará más en el futuro porque no hay que olvidar que las mujeres son más numerosas en las aulas universitarias y además, sus expedientes académicos son mejores y tienen más capacidad de liderazgo, por lo que la llegada de la mujer hasta los puestos directivos es entre otras cosas, una cuestión de tiempo'.

Pero Gil Casares también reconoce que no se trata únicamente de un problema de número, sino de elección personal. 'Hay un punto en la carrera laboral donde algunas mujeres que podrían acceder a puestos directivos prefieren dedicarse a otras tareas como la Universidad o la investigación que, aunque supongan menores ingresos, les permite disfrutar de un horario laboral menos intenso y dedicar más tiempo a su familia'.

La escasa presencia femenina en España en puestos relevantes no es una exclusiva de las empresas. También es patente en las cajas de ahorros a pesar de que en este caso su número sí es mayor gracias en buena parte a la política, donde sí existe una mayor diversidad de género.

Como recogía el estudio sobre la presencia de mujeres en los consejos de las sociedades cotizadas y cajas de ahorros, elaborado por la Fundación de Estudios Financieros, la mayor presencia femenina se refiere a los consejos de administración, donde representan un 15%, pero no a la línea ejecutiva, presidencia y dirección general, donde la ausencia de mujeres es igual de notable que en el resto de empresas.

El problema es que, según los expertos, mientras no haya un número suficiente de mujeres en los puestos directivos, no habrá cantera suficiente para que su presencia comience a ser normal en los consejos de administración.

El Código Unificado recomienda la diversidad de género

El debate sobre la necesidad de fomentar la presencia de mujeres en las empresas ha sido incesante en los últimos tiempos. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hace unos días que las empresas que incorporen a más mujeres en sus órganos de administración, con más directivas y que tengan una mayor igualdad salarial, funcionarán mejor. También los que se han encargado de redactar el borrador de Código Unificado. Sus recomendaciones 19, 20 y 21 están dedicadas a la diversidad de género. El Código, que no establece ni sugiere la incorporación de mujeres a los consejos a través de cuotas, sí propone que las empresas fomenten la búsqueda deliberada de consejeras y que cuando su número sea escaso o nulo, expliquen los motivos y las iniciativas adoptadas para corregir esa situación. Otra iniciativa novedosa es la de pedir a las empresas que incluyan en su informe anual de gobierno corporativo una radiografía de su plantilla con la distribución por sexos en distintas categorías o niveles, entre los que figuren los altos directivos y los consejeros. La intención es, según explica Aldo Olcese, presidente de la Fundación de Estudios Financieros y uno de los redactores del borrador de Código, que las empresas 'pongan en evidencia una situación'.

Eso sí, todos piden manejar esta situación con cuidado, porque se trata de contar con una cantera en la alta dirección que permita la selección de los mejores profesionales para el puesto de consejero, independientemente de su sexo.