Finanzas

La BBK lanza la primera hipoteca a 50 años

La BBK ha roto definitivamente la lanza a favor de las hipotecas a largo plazo. La caja vasca ha diseñado el primer producto con un plazo de amortización a 50 años destinado al público menor de 35 años. El Banco de España ha criticado en diversas ocasiones los préstamos con plazos tan dilatados al suponer una elevada concentración de riesgo en ciertos segmentos de renta.

Hasta ahora era La Caixa la que ofrecía, en determinadas ocasiones, la posibilidad de extender el crédito a 40 años y convertirlo en uno de medio siglo. Pero la BBK ha sido la primera en lanzar al mercado una hipoteca con un plazo de amortización de 50 años bajo el reclamo de unas cuotas más flexibles y un periodo de carencia de cinco años en el que sólo se abonan los intereses.

La nueva oferta de la BBK está diseñada para jóvenes de hasta 35 años de edad, clientes con mayores necesidades de acceso a la vivienda pero con menores recursos. Este segmento es también uno de los que mayor potencial de crecimiento presenta para las entidades bancarias.

La nueva hipoteca de la BBK ofrece un capital de hasta el 100% del valor de tasación de la vivienda. La caja señala que el capital solicitado puede llegar a ser hasta un 27% mayor que en un préstamo a 25 años.

El plazo y los periodos de carencia son las nuevas variables para captar clientes

La flexibilidad en los plazos de los créditos hipotecarios o los periodos de carencia están siendo las variables utilizadas en los últimos meses por las entidades financieras como gancho para captar nuevos clientes. De hecho, la fortaleza del crecimiento del crédito hipotecario lejos de ceder, continúa creciendo. Según la Asociación Hipotecaria Española (AHE), las concesión de hipotecas se elevó un 26% en los meses de junio, julio y agosto, las últimas cifras disponibles.

Las advertencias del Banco de España sobre el ritmo de crecimiento hipotecario y, en concreto, sobre este tipo de productos a tan largo plazo parece, sin embargo, no calar en las entidades.

Jaime Caruana criticó recientemente que el mayor acceso al crédito hipotecario podría suponer una concentración de riesgos que implicara una mayor exposición a perturbaciones económicas. Fuentes de la BBK señalan, por su parte, que la realidad es otra, ya que los altos precios de la vivienda requieren que se facilite el acceso al crédito.

La oferta de la BBK, en cualquier caso, va más allá de las que ya existían.

El Santander fue el primero en abrir la brecha del largo plazo con la Hipoteca Súper Revolución a 40 años. A esta oferta se unió BBVA que lanzó la Hipoteca Blue Joven al mismo plazo pero con un año de carencia. La Caixa, con la Hipoteca LKXA a 40 años, amplió a 10 años esta característica del crédito y ofreció la posibilidad de adaptar este periodo sin pago del capital a cada cliente. El Popular también añade cinco años de carencia a su hipoteca a 40 años.

En espera de la hipoteca inversa

Las entidades financieras se mantienen a la espera del tratamiento fiscal que tendrá en la nueva regulación la denominada hipoteca inversa, que permitirá, entre otras cosas, financiar la jubilación a través de vivienda. BBK, Ibercaja y Caixa Terrassa son las primeras que se han lanzado a comercializarla. Las entidades señalan que el producto necesita tiempo para desarrollarse y que es esencial consultarlo con las familias.